Por: Laura Cruz J/ENJOY Fit

Uno de los principales problemas que afirman tener nuestros clientes es no ser capaces de controlar su ansiedad por comer, cayendo en situaciones que se pierde el control y se come sin medida y también es uno de los temas de conversación mas comunes entre las mujeres, así como ese “antojito” de dulce después del almuerzo ¿te suena familiar?

Quizá este también es tu problema principal y el motivo por el que no has logrado tener éxito en tu propósito de comer mejor, controlar tu peso y por ende, mejorar tu salud. Esa sensación de descontrol se apodera de ti y entras en un circulo vicioso del que no puedes salir. No logras saciarte de ninguna manera “tirando” todo lo conseguido hasta el momento.

Cuando te pasa esto, tienes la impresión de que no ya no eres capaz de elegir y decidir acerca de lo que comes, generándote un gran insatisfacción y sentimientos de culpa. Cuando te preguntan: ¿qué te hace sentir gula?, es posible que por no quedar mal o porque te sientas atacado respondas de manera incorrecta.

Hay un ejercicio de coaching nutricional muy conocido llamado “El monstruo de la gula”. Este ejercicio tiene como objetivo ayudarte a tomar conciencia a cerca de los momentos en los que si tienes el control sobre lo que comes y de los momentos en los que no lo tienes, también identificar cuales son esos momentos que pueden llevarte a comer en piloto automático, sin ser conscientes de los sentimientos posteriores a los que llevara la situación

Lo que sucede con este ejercicio, es que normalmente tu problema no es la falta de control a la hora de comer, sino algo mas de fondo, un problema emocional que estas tratando de disimular con la comida. Este proceso se llama toma de conciencia, en donde entiendes cuales son las señales, las situaciones, las personas, los pensamientos y emociones que hacen que este “monstruo” se haga mas grande

Esta toma de conciencia es también muy conocida como “mindfullness”, que significa “atención plena”, en donde identificamos cual es el foco de nuestra atención, solo importa el aquí y el ahora, no estamos preocupados por el ayer, ni por el mañana y no prestamos atención a juicios, sino aceptando lo que ocurre en cada momento

Intenta hacer este ejercicio totalmente concentrado/a, sin sentir en ningún momento juicios o persecución, sino que es algo muy personal, puedes llegar a descubrir aspectos que no identificarías en otras situación, asi que ¡mucho animo!

Descarga este recurso  Monstruo de la gula  y acá te dejamos algunos ejemplos para que te hagas una idea y puedas colocar tus opciones en ambos casos

  1. ¿Qué hace al “monstruo de la gula” grande?

Soledad

Cuando estoy aburrido

Ansiedad

Complejos y miedos

Mis inseguridades

No planificar lo que voy a comer

Recuerdos del pasado

 

  1. ¿Qué hace al “monstruo de la gula” pequeño?

Estar con mis amigos

Estar con mis sobrinos

Tener la mente ocupada

La lectura

El trabajo

Hacer alguna actividad física

Cocinar

Estas son algunas de las preguntas que te debes responder después de hacer el ejercicio:

  1. ¿Qué patrón de comportamiento identificaste?
  2. ¿Cuales pueden ser algunas acciones de mejora para evitar que caigas en el circulo vicioso?
  3. ¿Cómo te quieres sentir una vez hagas esos primeros cambios en tu hábitos?

¡Manos a la obra!

REFERENCIA: FLETA, Y., GIMENEZ J. Coaching Nutricional, 2015

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *